Todo Piscinas

La importancia del olfato en la vida del ser humano se puede resumir en esta frase “el bebé reconoce a la madre por el olor”, luego con el paso de los años se van clasificando los olores en malos y buenos. Se ha demostrado que en algunos casos de debilidad física o de enfermedad, usando esencias aromáticas y aceites, es posible sanar, gracias a las sustancias beneficiosas que contienen. Esta afinidad entre las sustancias elaboradas por las plantas con el hombre se debe a que su origen reside en la química de la vida.

La aromaterapia es la ciencia que aprovecha los efectos producidos sobre el organismo por los aromas provenientes de la naturaleza (flores, plantas, árboles, etc...), con fines terapéuticos.

La medicina aromática lleva siglos usándose, siendo natural, no traumatizante y sin elementos tóxicos. Los egipcios ya clasificaban las flores y las hierbas en diferentes grupos, según su uso y la naturaleza de su perfume. Los aceites y esencias balsámicas, los ungüentos perfumados, y las resinas diluidas en vino fuerte eran muy usados para la medicina, la cosmética y el embalsamamiento de cuerpos, gracias a sus propiedades antisépticas y bactericidas.

Posteriormente se disminuyó su uso, hasta que R. M. Gattefosse realizó investigaciones, publicando varios trabajos, afirmando que: "después de mas de 30 años de experimentar, los médicos y químicos quedaron sorprendidos por los múltiples propiedades microbicidas, antisépticas, antiviricas, antitóxicas y estimulantes de las defensas de los aceites esenciales de las plantas aromáticas y de las especias de cocina. Además de la gran variedad de sus funciones químicas, actúan de forma energética y con un gran poder cicatrizante."

El avance de la ciencia ha permitido establecer los diferentes componentes de las esencias (vitaminas, antibióticos, hormonas y otras substancias activas), descubriendo el principio de su acción terapéutica.

Empresas destacadas

¿Quieres anunciarte aquí?